Sobre nosotros

Inmediatamente en nuestra primera visita nos enamoramos del Valle de Pop, y el pueblo de Alcalalí en particular. Cerca de la costa, pero todavía tan enormemente diferente de las playas comerciales. La convivencia de la Plaza de Ayuntamiento, la amabilidad de los habitantes, la baja cordillera que ofrece tantas posibilidades para caminar y andar en bicicleta ¡Querríamos envejecer aquí!

Ese sentimiento especial de descubrir nuevos lugares desde una base relajada, nos gustaría compartir con los demás.